Senderos con historia.

Consulta tus rutas en Google→

El pueblo de Nalda esta cargado de puntos de interés turístico empezando por el núcleo urbano de la localidad con su patrimonio histórico y sacro: Castillo "Señorio de Cameros", Arco de la villa, Iglesia Nuestra Señora de la Asunción, la Ermita de Nuestra Señora de Villavieja y ruinas del Convento de San Antonio.

Para las mas aventureras en el monte de Nalda, es donde convergen todas las vertientes del patrimonio, mezclándose historia, arte, cultura y medio ambiente. Encontramos tesoros escondidos, las cuevas rupestres de Los Palomares, la Nevera del Cerro de la Campana, los Dólmenes de Peña Guerra y varios lugares y parajes de especial valor medioambiental y riqueza de flora y fauna, el Paraje de San Marcos, Peña Soto y Peña Bajenza entre otros.

El proyecto de recuperación, promoción y señalización de los senderos de Nalda ha sido y es un proyecto totalmente participativo, y han sido muchos/as los/las que lo han apoyado con sus propios saberes e iniciativas.

"La Casita"

(punto de información turístico)

El Centro Panal, también llamado La Casita, es un punto de información turístico de Nalda y su entorno. Aquí, el visitante recibe amplia información sobre todos los monumentos y tesoros medioambientales que ofrece la zona del Medio Iregua. Es, asimismo, Punto de Información Europea y forma parte a la Red Europea de Museos Naturales.

Lun-Vier. 9h-14. (sab/dom con cita previa)

Teléfono: 941 44 71 86/ 646 540 608

 

Ermita de Villavieja

En las afueras de Nalda se encuentra la Ermita de Ntra. Sra. de Villavieja, de dimensiones sorprendentes. Se trata de una construcción barroca del siglo XVII, de mampostería y ladrillo, y con cabecera cuadrangular que reutiliza elementos del siglo XVI. Su interior alberga un pequeño retablo barroco de gran belleza, situado en el arco que une la nave de la ermita con la sacristía. En esta ermita se celebra la festividad en honor de la Virgen de Villavieja el día 8 de septiembre. La procesión se celebra el domingo anterior a esa fecha, y la romería, el primer sábado de septiembre.

 

Convento de San Antonio

Casi a los pies de la Ermita de Ntra. Sra. de Villavieja, se alzan aún las ruinas del Convento Franciscano de San Antonio construido a principios del siglo XVII por los Condes de Aguilar quienes, a partir de ese momento, enterrarían a sus difuntos en el magnífico panteón familiar situado en dicho convento. El convento albergaba en sus mejores tiempos hasta 80 frailes franciscanos, y el retablo de su iglesia se encuentra en la actualidad en la Iglesia Parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción de Nalda.

 

El Castillo " Señorio de Cameros"

Nalda es un pueblo de estructura medieval construido en bastida alrededor de su castillo. En torno al cerro que lo domina, ya citado en 1299 y que perteneció al Señorío de Cameros. Dentro del casco antiguo del pueblo se pueden destacar, además de la propia estructura medieval del mismo, la puerta de la fortificación conocida como el “Arco de la Villa” junto a algunos restos de muralla, la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, de la primera mitad del siglo XVI, y la Ermita del Cristo de los siglos XIII-XIV.

 

Visitas  guiadas desde el ayuntamiento:

Teléfono: 941 44 72 03

Los Palomares

Las cuevas de “Los Palomares” son un conjunto rupestre de los denominados columbarios que podemos encontrar en La Rioja y el mayor de cuantos salpican el Valle del Iregua. Se excavó en un paredón del lado suroeste de un cerro, con vistas al propio río Iregua, sobre la Vía Romana Vareia-Numantia trazada 700 metros al oeste.

Según la hipótesis de Antonino González Blanco estas cuevas fueron utilizadas antaño como monasterios, los nichos de Los Palomares eran de carácter decorativo y servían de relicarios. Se trataría, por lo tanto, de un cenobio cuyo origen dataría de entre los siglos V y VII.

 

La Nevera

La Nevera del Cerro de la Campana de Nalda destaca, sobre todo, por su tamaño, pues, con 16 metros de diámetro superior y 8 de profundidad, es en la actualidad la de mayor capacidad de toda La Rioja. Su tipología rupestre refuerza este peculiar carácter, ya que, mientras la gran mayoría de las neveras de esta tierra fueron revestidas en mampostería de piedra seca, la nevera del Cerro de la Campana de Nalda fue tallada en los estratos de areniscas blandas, que se conocen en estos pueblos con el popular nombre de salagón.

 

Paraje y Ermita de San Marcos

Los vestigios de la ermita de San Marcos lo constituyen las ruinas de la ermita del mismo nombre, cuya construcción se documenta a partir de 1664, en un paraje donde anteriormente ya se hablaba de la de San Juan del Monte. Fue construida, a instancias del obispado, por el maestro Francisco de Arbizu, tras el concurso propuesto por el alcalde Pedro Castellano. Se dedicó al culto al santo, pero siempre, con o sin pórtico, sirvió de refugio de labradores y pastores naldenses.

Reconstruida por la asociación PANAL en 2014 dentro de su proyecto aumento de masa forestal.

 

Chorrón de San Marcos:

El Chorrón de San Marcos es un salto de agua del río Torredano. El agua cruza por el aglomerado rocoso de la garganta rocosa de Cueva Fría desde los pies de la ermita de San Marcos, donde nace.  Al caer, entre filtraciones y escorrentías en forma de chorrillos, forma una catarata en forma de cortina, ornamentada de musgos, helechos -el culantrillo, entre ellos- y juncos, en cuya base se forma una charca con humedal. En verano es un remanso de verdor y frescura, y en invierno, una espectacular cortina de carámbanos de hielo.

 

Dólmenes

El dolmen Peña Guerra I es un enterramiento de corredor con cámara poligonal, cubierto por un túmulo. A pesar de encontrase profanado en el momento de su estudio, pudieron recuperarse algunos adornos personales y otros materiales correspondientes a la cultura campaniforme. La datación absoluta sitúa estos restos en 3.450 años de antigüedad.

Peña Guerra II es otro dolmen, con cámara principal y secundaria; apareció intacto con dos niveles de enterramientos, pertenecientes a varios individuos, cuyo estudio confirmó su reutilización en la Edad del Bronce.

 

Colonia Buitrera en Peña Soto

La Colonia Buitrera de Peña Soto lo constituye en conjunto de nidos de buitres y de otras aves rupícolas que se refugian en la peña del mismo nombre. Son más de 100 las parejas de buitres que se contabilizan y cuya observación es magnífica desde el pie inferior de la peña, desde la Fuente del Arca. La roca es un imponente promontorio orientado al oeste, que domina todo el Valle del Iregua y conecta con el paisaje camerano; de forma redondeada y cortado en vertical, con un curioso corral de montaña, al pie mismo de la roca.

Desde este lugar privilegiado los buitres, bien protegidos, otean los espacios y surcan los cielos riojanos en busca de alimentos.

 

Peña Bajenza

Peña Bajenza es el conjunto de rocas verticales que marcan el paso entre el Valle del Iregua y los Cameros, formando una magnífica garganta-desfiladero de 400 metros de altura en corte vertical por el que discurre el río. Se las conoce también con los nombres de “Puerta de La Rioja”, “Puerta del Iregua”, “Peñas de Islallana”, sobre cuyo pueblo se sitúan, y “Piedras de Viguera”, a cuyo pueblo pertenecen jurisdiccionalmente. Pero son patrimonio de toda La Rioja, y uno de sus signos de identidad paisajísticos más usados y reconocidos. Tiene 941 m de altitud, en el punto en el que se asienta la cruz que domina el valle y que da pie a la Romería de la Cruz por parte de los vecinos de Islallana cada 3 de mayo.

 

Señalización

Todos los senderos están señalizados, puedes consultar las rutas de senderos desde en el mapa digital (abajo) o pasandote por la csita y recogiendo un plano en papel.

 

En el mapa:

/Rojo: punto de interés turístico

/Azul: Fuentes de la vida

/Amarillo: Sendas

/Verde: Reforestación monte de los árboles con nombres

Icono arriba derecha: Amplia información

Iconos arriba Izquierda: compartir y pantalla completa